miércoles, junio 22, 2005

Pulgoso

¡Oh, me leen!

Ahora pondré más empeño en escribir mis historietas. Es toda una responsabilidad, che.

Por ahora sólo diré que en estos días me muero de frío. Y no hay peor pesadilla para un perro que la peluquería. Para colmo me agarré pulgas. Y ya sabemos lo que es eso: baños antipulgas, una gota horrible con olor a insecticida en el cuello (ya sé, mis detractores dirán ¿qué cuello tenés vos?) y que mis dueños no quieran hacerme mimitos. Y niditos de pulgas en la alfombra mezclado con el temor de un posible ataque demodéxico.
Soy un pobre paria, la verdad.
Menos mal que al solcito se me olvidan todos estos problemas y sueño que soy un perro cazador de nariz grandota y patas cortitas y rápidas.
En mi sueño atrapo cuanto pajarito se me cruza. Y mi dueña no grita horrorizada ¡que hacéeeees Paaaanchoooo! sino que me dice: "eso es mi buen Pancho, eso es".

4 comentarios:

flor dijo...

¡Pero si te queda re lindo ese corte de pelo!

Rufus dijo...

No te preocupes, Pancho. Las pulgas van y vienen. Yo tuve una vez sola y me las traje justamente de una veterinaria (no la mía) en donde me bañaron, la única vez que no lo hizo mi mamá. Así que ojo, mejor bañarse en casa con un buen shampoo. Algunos te hacen bien, otros no tanto. Hay que probar.
Un beso, Panchete.

Las mini's dijo...

Somos nosotras!
Pero shhh, no digas nada que andamos de incógnito. ;)

Pancho dijo...

Rufus: tenés razón respecto a las peluquerías. Y mi pelo siempre fue un problema. Bah, yo soy un problema caminando. Nadie entiende como es que sigo vivo, jeje.

¡Las Mini's! Es todo un honor tenerlas por aquí señoritas (claro que si pasaran por mi jardín creo que les ladraría...pero no lo tomen como algo muy personal)