miércoles, noviembre 09, 2005

Pensamientos

Mi dueña leyó por ahí que:

El pequinés proviene de China, país donde era considerado la encarnación del legendario perro Fu, y se utilizaba con el fin de ahuyentar los malos espíritus. Por ello, los pequineses tenían un rango divino, hasta el punto de que a su paso los plebeyos debían inclinar la cabeza y el hecho de robarlos era castigado con la pena capital.

Asimismo, a la muerte de cualquier emperador, sus pequineses se sacrificaban con la creencia de que así podrían protegerles en la otra vida.

Brrrr. Qué bueno haber emigrado...

9 comentarios:

Buffy dijo...

Buenooooooo!! ¡que pasada!
No creas...los yorkies, fuimos perros "minero/ratoneros".. que no deja de ser lo mismo pero en plan pobre...jajajja
A mi tambien me inclinan la cabeza cuando paso, pero creo que es por mi estatura...
Lo que si me molestaria bastante es lo de"proteger al "grandu" cuando "la palme.."; mejor... ¡me quedare con mi jefa!. jajajjaja
¡PATITAAAAA con mucho cariño!

Verdi el perro dijo...

ahora se de donde te viene el mote de emperador.
lo que no mola es lo de sacrificar. como decis, menos mal que emigraste :P

Brocco dijo...

jojo, sisi, eso pensaba yo, inclinarse ante un pequinés... jojo, buffy, lo has clavao, jijiji

Camila dijo...

:D Pancho... cómo se diría en chino? Pan Xo... Pam Chio... :D

Brocco dijo...

Pan-Cho XXII (léase equis equis palito palito)

Golfo dijo...

uff yo también tengo sangre pequinesa tío, menos mal que no estamos en China...

Nano Frontera dijo...

jajajajaa buffy!! perdon no puedo parar de reírme. Bueno, por lo tuyo muchacho suerte que vivís acá patita guaaauuuuuuu

Blas dijo...

Bueno Pancho,a ti el emigrar,te dio la vida.
Guau,guau

Pancho dijo...

Buffy: jajajajjaja, como viene la mano, te tienen que proteger a vos del grandu...¿qué pasó que lo mordiste?

Verdi: ¿verdad que sí?

Brocco: Buffy siempre nos hace reir a todos.

Camila: muy ingeniosa, jeje.

Brocco: ¡me gusta!

Golfo: ¿no seremos primos lejanos? ¿Algún pequinés se coló por ahí? (jejejeje)

Nano: todo tiene sus pros y sus contras. Acá no soy el perro de un emperador pero mi vida me pertenece.

Blas: nunca mejor dicho.