martes, febrero 19, 2008

mal del cuore, mal de amores

Entramos a la temida veterinaria de la mano de mi dueña y ¿qué me encuentro? Gustavo, el veterinario, no está allí. En su lugar hay una mujer. Yo estaba aterrado. Siempre estoy aterrado cada vez que voy a ese lugar. Nunca es para nada bueno. Imagínense que mi primera vez en esa veterinaria fue para que me quitaran mi ojo y me dejaran cual pirata mala pata. O, mejor dicho, cual pirata ojo tuerto. Pero esa es otra historia. Esta vez había una chica más o menos de la edad de mi dueña.
Silvina.
Aaaaah (suspiro).
Si vieran la delicadeza con la que me auscultó el pecho. Y lo dulce y tierna que estuvo cuando sugirió que me sacaran de la camilla metálica porque me veía muy nervioso.
Al despedirse me dijo: chau, Panchito, te portaste muy bien.
Ando mal del cuore. Pero esta vez ¡no es el soplido!

Aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaah.

9 comentarios:

Girasol dijo...

Me alegra saber que la Vete ha sido buena contigo...ya ves Panchito hay que darle una oportunidad.

Brocco dijo...

Definitivamente, no eres un perro. Enamorarte en una situación así, ts, ts, Pancho, eso sí que te lo tienes que hacer mirar.

Nano Frontera. dijo...

Panchito mío cuidate mi amigo!! ese carácter tuyooo, tranqui colega tranquiiii patitaa

Verdi y Gaucho tibetano en Madrid dijo...

che emperador.. te me has enamorado..??? vaya...
patita

spooky-van-kenovich dijo...

Bon dia pancho, estos humanos son una caja de sorpresas, a mi me paso al reves, cuando me operaron del tumor la nueva vete me quito un año, en fin cualquiera sabe, sera la buena vida que me rejuvenece, por lo del soplo no te preocupes, lo mismo le dijero a mi welo cuando tenia 20 años y el mes que viene cumple 80 asi que tot menos apurarse noi

spooky-van-kenovich dijo...

Hola colega, te dejamos un premio en el blog, pasate a recogerlo, patetas rey

Nano Frontera. dijo...

Ojalá estés bien Panchi, patitaaa

Lula Lanera dijo...

uff, si yo te contara mis historias del corazon! estoy entre una boxer y una dalmata.... he reaparecido!

Anónimo dijo...

Panchito, ¿qué pasó? Hace tiempo que no nos cuentas de tu vida... Esperamos noticias desde Tenerife. Esperamos también que estén bien...